Tamales maleños : Tamales Yolita

Comment

Restaurante Tradiciones y costumbres


¿La peculiaridad del tamal? Que tiene poco aderezo y poco color, pero una suavidad y un sabor digno de los Dioses. ¿Parte del secreto? Después de moler el maíz se pasa nuevamente por un colador, logrando una masa finita que parece de polenta. Y eso lo saben bien las más de mil quinientas bocas que todos los fines de semana hacen cola por los tamales.

Todo nació con la abuela Donatila hace más de 45 años. Fue la doña la que al casarse con Baltazar, un maleño de pura cepa, fundó el imperio del tamal sin querer queriendo. Desde entonces nadie ha podido destronar a esta familia que, generación tras generación, ha ido heredando la receta y las mañas para hacer un buen tamal. Pero quien le dio el sabor característico que ahora podemos probar, fue doña Yolita, la hija predilecta de Donatila.

Ella mezcló el sabor maleño con el surcano en un mestizaje que ha salido “para comer y para llevar”. De ahí la posta recayó en su hijo Juan Francia, el engreído de Donatila, quien ahora ha sumado a la aventura a tres de sus hermanos. Ellos son ahora los abanderados de esta tradición que puede comerse todos los días en el Jirón Tacna 247 (Surco) y en el Mercado Modelo de Ate (Puesto 109) a sólo sol cincuenta la unidad.

Más Datos:

Los  TAMALES Y CHICHARRONES MALEÑOS constituyen quizá, en el más importante atractivo turístico de nuestro Distrito, desde el punto de vista culinario, pues cada fin de semana, numerosas familias se trasladan desde Lima a nuestra localidad, para consumir el tradicional desayuno con tamales y chicharrones en las numerosas chicharronerías ubicadas principalmente en la antigua Av. Panamericana.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *